La Ciencia, el mejor Dios