«Hay que tener en cuenta que nosotras no vivimos en comunidad y este es siempre un momento importante para alimentar nuestro espíritu y crecer en comunión con la Iglesia»