El hábito no hace al monje

La Jodienda no tiene enmienda

   La Brigada contra la Trata recibió la denuncia y puso en marcha la operación. Por eso la policía se personó en el convento, exhibió una orden judicial y advirtió: o las monjas relacionadas en el documento están en la puerta en una hora o entramos para llevarlas ante la jueza. No hizo falta la fuerza.Cinco monjas de origen indio residían en el convento de las mercedarias de Santiago de Compostela. Querían mejorar sus condiciones de vida y las ofrecieron “otra vida”, de clausura y de silencio, muy distinta a la que soñaron. No abandonaron el claustro porque la ley de extranjería, eso las dijeron, las deportaría a su pueblo, a la India. Le dio miedo.La capacidad represiva de la religión es tan alta que hasta las fuerzas represivas (o del orden o de la seguridad, según se quiera, porque son las mismas) pueden…

Ver la entrada original 48 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s