El Tribunal Supremo, preocupado por el avance de esta nueva blasfemia, prepara, junto con la Audiencia Nacional, un Congreso extraordinario para intentar aunar criterios entre toda la Magistratura y unificar penas, de manera que no se quite hierro a ninguna de las otras dos afrentas clásicas. “Las tres son gravísimas y las tres atentan contra […]

a través de Cagarse en todos los Santos se castigará con más años de cárcel que hacerlo sobre Dios o la Virgen María — Iniciativa Debate