Nota previa: Se equivocó aquel que alguna vez creyó que la Iglesia Católica iba a ceder sin resistencia su poder allí donde más le importa, en el seno de la vida personal, donde se acostumbró a controlar no solo la intimidad familiar sino también reglamentar la vida sexual, con visos de moralidad pura hoy desmentidos […]

a través de La campaña de la Iglesia Católica contra el feminismo y el movimiento LGBT — Red Filosófica del Uruguay